Plastigraf cuenta con tres máquinas impresoras flexográficas, dos de ellas de tambor central, que nos permiten impresión a una o a dos caras, en cuatricromía y grandes formatos.
Desde la fundación de Plastigraf hemos tenido muy presente la obligación de ser referentes en la impresión. La calidad de impresión debía ser una nuestras señas de identidad. Esta obligación autoimpuesta fue reconocida, consiguiendo premios en 1980, 1994, 1999 y 2000. El más destacado es el Goya que otorga la Asociación de Empresarios de Artes Gráficas a nivel nacional.
Empleamos las últimas tecnologías digitales en la fabricación de planchas para la impresión. Las planchas producidas con el sistema de punto plano permiten una excelente calidad de imagen, con áreas iluminadas más limpias y transiciones más suaves, con lo que se consiguen imágenes más realistas, especialmente en el caso del packaging alimentario. Estas tecnologías nos permiten competir con otros impresores flexográficos y con la producción de huecograbado.
Conseguir una impresión de buena calidad requiere, además de las máquinas, buenos impresores bien formados y experimentados, y colaboración y diálogo con los proveedores de fotolitos, materia prima y tintas. En Plastigraf conseguimos sobrepasar nuestros límites gracias a las sinergias que generamos con estos agentes.

Deja un comentario